En el mundo de las ventas digitales es fundamental comprender a los clientes para servirles mejor. No hay una única receta mágica que sirva para todos los perfiles de compradores, sino que cada comprador viene con su propio conjunto de comportamientos, motivaciones, expectativas y necesidades. Una estrategia de marketing efectiva debe tener la capacidad de orientar su enfoque hacia los distintos tipos de clientes y aplicar las técnicas adecuadas a cada uno de ellos. Esto generará resultados positivos y ayudará a crear una relación duradera con nuestros clientes.

Las estrategias de ventas inteligentes son planes de alto nivel para orientar cómo se alcanzarán los resultados comerciales de la empresa. ¿Qué podemos esperar de la estrategia de ventas inteligente? La asignación de recursos de la empresa a acciones concretas para maximizar las ventas y/o el margen con el mínimo esfuerzo.

Los modelos predictivos se habrían empezado a aplicar en el marketing muchos años atrás si se hubiese dispuesto de un software fácil de usar, de una potencia de cómputo más extendida y accesible y de la capacidad de almacenamiento y ordenación de los datos de la que disponemos en la actualidad.

Vender, vender y vender. El objetivo está claro, pero ¿cómo? La optimización de la gestión comercial sigue siendo un reto para muchas organizaciones, con clientes que además ahora exigen mayor interacción y omnicanalidad. En este contexto, los equipos comerciales tienen la oportunidad de apalancarse en dos áreas que aportan a la vez incrementos de productividad e innovación: la automatización del proceso comercial y el desarrollo de herramientas digitales de apoyo a la venta.