En los últimos años, ha aumentado el número de turistas que visitan España y el gasto que realizan. Igualmente, se ha evidenciado una reactivación por parte de los turistas nacionales, animados por la mejora de la situación económica. Esta tendencia, tanto en ingresos como en gasto, permite ser optimista de cara a la temporada 2016.

 

New Call-to-action

 

En concreto, el pasado año visitaron nuestro país 68,1 millones de turistas, según World Travel and Tourism Council, lo que significó un aumento del 4,9% respecto al año anterior. Los ingresos por turismo, por su parte, aumentan año tras año, y los turistas nacionales también están incrementando el gasto que realizan a la hora de viajar.

Teniendo en cuenta este contexto, podemos destacar una serie de motivos que nos permiten apostar por una tendencia alcista en los próximos años.

En primer lugar, la recuperación económica tanto en nuestro país como en la Unión Europea, que es el principal emisor de los turistas que nos visitan, la economía muestra síntomas de recuperación. Esto ha provocado el aumento de la confianza de los consumidores y también de su poder adquisitivo, con el consecuente aumento del consumo. También es clave la situación política y social de países del Arco Mediterráneo. La situación inestable de países como Túnez o Egipto, hace que muchos turistas se decanten por España como destino turístico. En este sentido, es una gran oportunidad para fidelizar a los turistas que vienen por primera vez a nuestro país.

En tercer lugar, la variedad de oferta ya que además de destino turístico de sol y playa, España se está posicionando como alternativa de turismo de montaña, cultural, gastronómico, tercera edad, etc. A esto va unido los precios competitivos, debido a que el nivel adquisitivo de España es menor que el de la mayoría de las economías europeas, se ha convertido en un lugar de referencia para los turistas a la hora de pasar sus vacaciones, ya que posee una gran relación de calidad-precio.

Otro factor a tener en cuenta es la calidad de las infraestructuras ya que la red de transporte y alojamiento es de gran calidad y es envidiada en la mayor parte del mundo.

Por último, dos factores relacionados con el clima y el estilo de vida de nuestro país. El tiempo en España es muy suave en buena parte del territorio por su situación geográfica. Existen lugares con más de 280 días de sol al año, y el hecho de poder visitar el país en cualquier época del año y disfrutar de buen tiempo, supone una gran ventaja. Además, la diversidad de climas atrae todo tipo de turistas. Por otro lado, la forma de ser de los españoles es cercana y animada. Se ofrece un trato al cliente muy satisfactorio, de hecho, los turistas extranjeros valoran muy positivamente esta forma de ser. Este carácter se traduce en una experiencia de cliente de alta calidad muy valorada.

En resumen, la calidad de la experiencia de cliente, unido a otros factores externos, hacen de España un destino muy apetecible, especialmente para los turistas internacionales, que, en muchos casos, repiten y están altamente fidelizados.

New Call-to-action

No Comments

Post a Comment